#SinCienciaNoHayFuturo

¿Aeropuerto en Chinchero?. Un grave impacto cultural y ambiental

Publicado en la edición Nº 160 de LRA

Publicado: 2014-03-31

Artículo escrito por José Canziani(1) para La Revista Agraria 

El proyectado aeropuerto del Cusco, en la localidad de Chinchero, constituye un tema evidentemente controvertido. Hay, por un lado, motivos técnicos para pensar en su traslado. El actual aeropuerto del Cusco es uno de los más complicados, especialmente para las maniobras de aterrizaje, debido a su emplazamiento, a la topografía en la que se encuentra y al hecho de contar con una sola pista, donde se deben alternar aterrizajes y decolajes. Estos márgenes de riesgo se han acrecentado por dos factores concurrentes: la total urbanización de su entorno inmediato y el incesante incremento de las frecuencias de vuelo.

El afán mercantilista detrás del turismo

Sin embargo, hay que advertir que existe un peso, aun más fuerte, en la decisión de trasladar el aeropuerto: el afán mercantilista que se propone hacer crecer el turismo hasta límites insospechados y con consecuencias que ya son muy perceptibles y previsibles y que se pueden constatar en los acelerados cambios que afectan de manera crítica a la ciudad del Cusco, como la descomposición de los centros históricos, que pierden su población originaria y sufren su reemplazo por el comercio y los servicios turísticos.

A esto se suma la conversión de los complejos arqueológicos del área en una suerte de parques temáticos, rodeados de ferias del baratillo. Además, se está produciendo una acelerada degradación territorial y paisajista de la cuenca del Huatanay, urbanizada y cubierta de cemento hasta sus cabeceras.

El impacto en el valle del Urubamba

También hay que alertar sobre el proceso de creciente urbanización del llamado «Valle sagrado de los incas». Los cambios de uso del suelo rural, para su urbanización informal en zonas de riesgo; la conurbación(2) a lo largo de las carreteras y en las márgenes de los ríos; la construcción de proyectos hoteleros; la sustitución de predios agrícolas por «casas de campo» de limeños adinerados o de forasteros provenientes del mundo globalizado; además de la compulsiva expansión urbana de los asentamientos instalados en el valle, son algunos de los indicadores físicos del grado de alteración que está sufriendo el valle del Urubamba.

Esta grave situación afecta sus posibilidades futuras de desarrollo territorial y destroza los excepcionales paisajes culturales que, en cuanto patrimonio, están ligados de forma integral e indisoluble a los monumentos arqueológicos.

Asimismo, en el soporte de este tipo de decisiones no es ajeno un cierto ánimo «imperial» cusqueño que aspiraría a conectarse de manera directa con el mundo global y «puentear» así a Lima y a su odioso centralismo, por medio de un aeropuerto internacional en condición de recibir directamente del extranjero aviones de gran envergadura. Pero, paradójicamente, puede también suceder que el propio Cusco resulte «puenteado» por Chinchero y por los centros turísticos instalados en el valle del Urubamba.

El impacto en Chinchero

En cuanto a la discusión estricta, referida no solo a la decisión de trasladar el aeropuerto del Cusco, sino a la de hacerlo precisamente a la localidad de Chinchero, hay que prestar atención a los notables y críticos impactos. En los planos disponibles se observa que se propone emplazar el aeropuerto prácticamente como un anexo al oeste del casco urbano de Chinchero y de su área arqueológica. Es decir, se puede prever nuevamente la colindancia perniciosa entre la futura expansión urbana de Chinchero y las áreas asignadas para el desarrollo de las pistas de aterrizaje y las demás instalaciones aeronáuticas.

No hay que ser adivino para prever que el proyectado aeropuerto seguramente quedará inscrito en un contexto urbano cuya expansión sería detonada con el inicio de las operaciones del aeropuerto, con la instalación de servicios de transporte, hoteles, restaurantes y tiendas comerciales y el acompañamiento de la cadena de otros servicios. Es decir, existe una escasa planificación y proyección acerca de sus previsibles consecuencias.

Obviamente, habría una severa afectación del paisaje del territorio rural, de sus condiciones productivas y de su identidad cultural. Es previsible, también, la afectación del entorno del paisaje cultural excepcional que forma parte integral de la arquitectura del establecimiento real Inca de Chinchero y que, por lo mismo, debiera contar con una amplia área de amortiguamiento.

Tomar en cuenta el factor geológico

No menos importante en la evaluación crítica del emplazamiento propuesto para el nuevo aeropuerto es la necesaria consideración de la compleja geomorfología y geodinámica que caracteriza la altiplanicie de Chinchero-Maras. Es conocido que en ella se producen fenómenos kársticos(3), generados sustancialmente por la disolución del agua de las rocas calizas, que crean galerías y cuevas subterráneas que, por hundimiento parcial, forman una suerte de cráteres como los que se pueden apreciar en el sitio arqueológico de Moray.

Igualmente complejo es el sistema hidrológico que provoca este fenómeno, con el avenamiento(4) de aguas subterráneas y su posterior afloramiento en manantiales, muchas veces ricos en sales, como los que dan origen a las célebres salinas de Maras. Bastaría considerar estos aspectos, para sopesar con mayor criterio las severas consecuencias que podría traer el riesgo de infiltración de sustancias contaminantes, con la instalación aeroportuaria en un sistema tan complejo y delicado.

En resumen, podemos coincidir en el requerimiento técnico que plantea el traslado del aeropuerto del Cusco. Sin embargo, el emplazamiento propuesto en Chinchero no parece ser el más conveniente y, por lo tanto, deben estudiarse otras alternativas que impliquen un menor impacto en el territorio, desde el punto de vista productivo y cultural, como también un menor margen de riesgo por los factores geológicos y de compromiso ambiental que hemos señalado.

Notas

1  Docente investigador del Departamento de Arquitectura y Urbanismo de la PUCP.

2  La conurbación se refiere al proceso y el resultado del crecimiento poblacional y la expansión física de varias ciudades, pueblos grandes y otras áreas urbanas.

3  Se refiere a la formación de relieves en la superficie terrestre por la descomposición de minerales y rocas cuando entran en contacto con la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera.

4  Técnica mediante la cual se canaliza, a través de zanjas y cañerías, la salida del agua o la excesiva humedad de los terrenos.

Descarga el PDF 


Escrito por

CEPESRURAL

Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES) ¡Somos una ONG que apuesta por el Desarrollo Rural...! ´ Síguenos: @CEPES_RURAL


Publicado en

CEPESRURAL

¡Apostando por el Desarrollo Rural...! Nuestros TEMAS: Agricultura, Seguridad Alimentaria, Recursos Naturales, Cambio Climático.